lunes

Una ciudad sun público


Passini vió el sillón vacio.
Pocas veces entraba luz, no interesaba que nadie se viera.
Dicen, los que se encargan de eso. Qué más de mil personas pasarón por los jueves malditos. La gente es desobediente, nunca hace lo que le dicen. La pasarón muy mal, estaban incómodos, en el piso.

No hay comentarios: